p

Las NTC son notas técnicas editadas por la CUBP

Su objeto es servir de apoyo documental en asuntos normativos, procedimentales o preventivos relacionados con la profesión de bombero

Introducción

El programa informativo sobre pobreza energética es un servicio de valor añadido que se justifica en las distintas leyes existentes para paliar y reducir la pobreza energética (electricidad, agua y gas) en las CCAA, y que incluso ya se está prestando en algunos servicios de bomberos.

En España, según el informe Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética, elaborado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), 5,1 millones de personas pasan frío en invierno, 3,2 millones de personas retrasan el pago de sus facturas energéticas y 1,2 millones dedican el 20% de sus ingresos a dichos pagos. Solo en 2015 hubo un aumento del 20% de intoxicaciones por CO como consecuencia de la mala combustión de calderas sin las revisiones preceptivas o manipuladas en casa. Las consecuencias de todo ello son graves accidentes, incendios y muertes.

A día de hoy, de cada 8 víctimas en incendios, 6 pueden atribuirse a causas relacionadas con la pobreza energética, confirmándose la tendencia al alza en víctimas y número de incendios de vivienda, los cuales en un porcentaje elevado se relacionan con el uso de elementos alternativos para calentarse o cocinar, sobre todo de la utilización de braseros.

Aunque los servicios de bomberos han detectado un aumento considerable de estas víctimas, todavía no contamos con las herramientas para que podamos identificarlas y relacionarlas en nuestros informes, imposibilitando la valoración oficial y subjetiva de estos datos que darían como resultado unas estadísticas muy valiosas para identificar, cuantificar el problema y plantear soluciones.

Ante este panorama solo cabe actuar, una actitud que está siendo desarrollada tanto por Administraciones Públicas como por algunas empresas privadas del sector energético.

Un texto de referencia es el Real Decreto 897/2017, de 6 de octubre, por el que se regula la figura del consumidor vulnerable, el bono social y otras medidas de protección para los consumidores domésticos de energía eléctrica. En él destaca como novedad que se exime de la suspensión del suministro al colectivo de consumidores vulnerables severos con riesgo de exclusión social que así sean declarados por los servicios sociales, cuya factura será sufragada por las AAPP autonómicas y las empresas distribuidoras.

Algunas CCAA han legislado en materia de pobreza energética, estableciendo mecanismos para la protección de personas en situación de vulnerabilidad social. Normalmente estos mecanismos implican la asistencia de los servicios sociales municipales, los cuales van a realizar un informe oficial sobre dicho nivel de vulnerabilidad, y van a facilitar los trámites establecidos a nivel estatal y autonómico para que se puedan acoger a los mecanismos de protección legalmente establecidos.

Una consecuencia que puede afectar a las personas en situación de pobreza energética es el riesgo de incendios causados por el uso de sistemas alternativos de cocina (hornillos, etc.), instalaciones eléctricas en mal estado, la manipulación de instalaciones de gas y de electricidad, la quema de objetos para calentarse o el uso de velas para iluminarse por falta de suministro eléctrico.

Este mismo año 2017 comenzó precisamente con una intervención realizada por los compañeros del Parque de Torrevieja cuando acudieron a un incendio de vivienda con dos fallecidos en su interior, comprobando que las causas estaban asociadas a la pobreza energética. Los casos son múltiples en todos los territorios, y a día de hoy es un hecho bastante reconocido por las autoridades que incluso ha llevado a legislar en esta materia.

Además de los riesgos directos para la salud de las personas implicadas en este tipo de viviendas, el hecho de utilizar sistemas alternativos de calefacción y cocina ha supuesto un aumento en la quema de biomasa y que en diversas ciudades ya ha sido detectado en términos de la calidad del aire.

Está claro que los bomberos tenemos algo que decir en todo esto., pero antes de proseguir y describir el papel que los bomberos podemos tener en este asunto, vamos a definir varios conceptos:

–              La “Pobreza Energética” puede definirse como la situación de dificultad en que se encuentra un hogar para hacer frente al pago de su consumo energético y que conlleva una falta de acceso normalizado a los suministros de electricidad, agua, gas y otras fuentes de combustibles energéticos a propuesta de los servicios sociales municipales.

–              Se entiende por «medidas para combatir la pobreza energética» todas aquellas actuaciones encaminadas a mitigar los efectos inmediatos de la pobreza energética para los que la sufren, así como las destinadas a prevenir las causas que llevan a las familias a esa situación de precariedad.

–              Se entiende por «reducir la pobreza energética» todas las actuaciones destinadas a conseguir que disminuya el número de personas que, por motivos económicos, no pueden mantener en su hogar unas condiciones mínimas de salubridad y dignidad.

–              También se considera así la adopción de todas las medidas encaminadas a incrementar el ahorro y la eficiencia energéticos, como los certificados de eficiencia energética y la adopción de buenas prácticas energéticas en el hogar.

–              Se entenderá por «hogar en situación de vulnerabilidad social» aquel que se encuentre en situación de pobreza energética conforme a los parámetros que se definan reglamentariamente en atención a los niveles de empobrecimiento admitidos por el INE.

–              Se presumirá que tienen la condición de «hogar en situación de vulnerabilidad social» aquellos en los que los informes de los servicios sociales municipales acrediten, como principal percepción regular de los integrantes de la unidad familiar o de convivencia, rentas mínimas de inserción o rentas garantizadas de ciudadanía.

Volviendo a las leyes que regulan la Colaboración entre las CCAA y las administraciones locales, interesa resaltar los siguientes aspectos genéricos:

–              Las CCAA y las administraciones locales establecen los canales de colaboración y comunicación oportunos para el intercambio de información, gestión de expedientes y tramitación de los pagos, así como para el resto de actuaciones que conlleve el cumplimiento de las disposiciones de la ley.

–              Las funciones que le corresponderán en el ámbito local pueden ser desarrolladas por los servicios municipales con competencias sobre la materia. Estas funciones se refieren a la ejecución de las competencias en materia de tramitación de expedientes y de incoarlos, pero no invalidan los canales de colaboración. Ni tampoco va a afectar a la cadena de actores implicados en la detección y gestión de la información a los afectados (papel que podemos desempeñar los bomberos).

A pesar de la ausencia de un apartado para datos específicos en los partes de actuación, sabemos que en los últimos años han aumentado los incendios asociados a este tipo de situaciones, y ello se infiere de las descripciones que los mandos realizan sobre las intervenciones en todo el Estado, y las investigaciones posteriores de los servicios policiales. Esto ha llevado a que diversos servicios de bomberos hayan denunciado públicamente estos hechos y que algunas AAPP hayan incluido a los bomberos en los circuitos de detección y gestión de casos de pobreza energética.

En este sentido, nuestro papel como bomberos se puede concretar en la detección de cuatro grupos principales de indicadores basados en:

  • Valoración del estado de la vivienda o lugar (estructural y de mantenimiento, orden e higiene, presencia de humedades ….
  • Presencia y estado de los suministros y las instalaciones (ausencia, corte de suministro, precariedad, servicios pinchados …).
  • Condiciones climáticas y aislamiento, nivel de confort térmico.
  • Valoración de factores personales, familiares, y si hay intervenciones previas de Servicios Sociales o no.

Por parte de los responsables de la intervención, estos indicadores podrán determinar en el PUA:

  1. Si se trata de situación de pobreza energética
  2. Si hay riesgo de padecerla o bien no queda suficientemente definido

Ambos casos no deben menoscabar la activación en su caso, de los servicios sociales/emergencias sociales.

Por tanto, teniendo en cuenta la gravedad de estas situaciones basada en los argumentos anteriores, y en el amparo de las bases jurídicas de las leyes existentes en esto momentos, debemos concluir que los SPEIS puede ser una entidad colaboradora en material de recogida de información y posterior puesta a disposición de las entidades competentes.

Y en caso de que pretendamos colaborar en esta importante materia preventiva, los propios Servicios de Bomberos debería tener previstas las necesidades formativas e informativas pertinentes a nivel autonómico y local de su personal.

Dada la saturación que los servicios sociales muestran en la mayoría de municipios, podemos realizar una importante función en este ámbito de la actividad preventiva de la asistencia social, tomando partido en la detección de casos y poniéndolos en conocimiento de los servicios sociales correspondientes.

Para desarrollar estas funciones se están implementado cambios en el PUA, así como introduciendo materiales informativos auxiliares, tales como infografías, posters para colocar en viviendas y adhesivos que invitan a ponerse en contacto con los SPEIS. Cada servicio aplica aquellos que considera más oportunos o una combinación de ellos.

A continuación se muestra una propuesta que hacemos sobre modelos de alguno de los materiales asociados que nos permitan llevar a cabo estas funciones:

  • Formulario de recogida de datos (Integrado en el PUA o en documento o software diferenciado).
  • Infografía informativa sobre el procedimiento a seguir por los ciudadanos.

Formulario de datos a incluir en el parte de actuación sobre pobreza energética

Pestaña: Pobreza Energética

Submenú:


Modelo de infografía para presentar a posibles afectados por la pobreza energética o para realizar campañas de difusión:


Aunque todavía queda mucho por hacer, queremos destacar la labor que están realizando las AAPP en su conjunto en materia de información y protección en esta materia. Así como la labor de distintas ONGs, como la Aliança Contra la Pobresa Energètica en Catalunya, y algunos Servicios de Bomberos, como el del Ayto de Barcelona, que han sido pioneros en la defensa de los ciudadanos y en apoyar y llevar a efecto esta importante función pública respectivamente.

¡DESCÁRGATE NUESTRA NUEVA APP!

Encuéntrala como CUBP bomberos o haz clic en estos enlaces