TAGORE

Leemos el mundo al revés y nos lamentamos de no comprender nada

Fotografía: Twitter Bomberos de Ávila

Los hechos

Hace unas fechas un Bombero profesional del Ayuntamiento de Ávila fue espetado por un miembro con algún tipo de responsabilidad dentro de una asociación de voluntarios de Protección Civil, de por qué su asociación no habían sido movilizados para la intervención en un incendio.

 El Bombero profesional, que para serlo a diferencia del miembro de Protección Civil, ha pasado pruebas físicas, psíquicas y teóricas, entre las que se incluyen temas sobre leyes, le dijo que eso no se ajustaba a la Ley y que él, como empleado público, no puede incumplir la ley, ya que podía incurrir en algún tipo de delito. 

El miembro jerárquico de esta asociación le amenazó, entonces, con pedir que le abrieran un expediente.

Los datos

La Ley 4/2007 de Protección Ciudadana de Castilla y León, distingue entre los Servicios Esenciales (Bomberos Profesionales y Agentes de la Autoridad) de los servicios complementarios (agrupaciones de Protección Civil).

Esta Ley establece que las funciones de intervención en incendios, salvamento, … corresponde a los Bomberos profesionales, relegando a los servicios de Protección Civil a estar bajo supervisión, control y dirección de los Bomberos.

Los Bomberos profesionales son Agentes de Autoridad en el ejercicio de sus funciones, entre las cuales está la “dirección, la coordinación y el control del voluntariado”, por lo que parece que amenazar presuntamente a un Agente de la Autoridad, por muy jefe que uno sea de una agrupación de Protección Civil, no debiera de pasar por alto ni para sus superiores dentro de Protección Civil, para los responsables políticos del pueblo donde está ubicada esta agrupación, ni para la corporación municipal a la que pertenece este profesional.

La reflexión que subyace en este deleznable comportamiento de este miembro es, que se confunde este voluntariado altruista con un servicio verdaderamente eficaz como es el de los Bomberos profesionales. Las asociaciones de voluntarios no pueden suplantar a los servicios profesionales, aunque en la práctica sea así, y las autoridades miran para otro lado, prefieren tener un servicio basado en servicios complementarios que trabajar para tener un servicio verdaderamente profesional.

En este caso, la Junta de Castilla y León con su inacción desde la creación del Plan de las Zonas de Actuación Inmediata, que pretendía dividir a Castilla y León en un centenar de zonas y en cada zona un parque de bomberos, está dando alas a que estas conductas y otras similares se sigan reproduciendo.

Los habitantes deben distinguir entre servicios profesionales y servicios complementarios, y deben demandar profesionales, porque la Constitución debe garantizar la igualdad de todos los ciudadanos.

APP CUBP

Descarga nuestra aplicación y estarás informado de todo