REALIDAD

La única verdad es la realidad

Fotografía: Bomberos de Ávila

A las declaraciones de estos días de D. Juan Pablo Martín, portavoz de la Diputación de Ávila le ha salido una dura competidora, y esa es la REALIDAD, a día de hoy, el servicio, inexistente por otra parte, de Extinción de Incendios y Salvamento de Diputación de Ávila, no tiene convenios ni con la Diputación de Valladolid ni con la Comunidad de Madrid para que estos presten sus servicios en la provincia de Ávila. Otra cosa es que puntualmente puedan intervenir.

Si la intención era tranquilizar a los ciudadanos, ha conseguido lo contrario, preocuparnos más, si el único servicio que acude a las emergencias, muchas veces a dos horas o más, es el del Ayuntamiento de Ávila, a pesar de la profesionalidad y buen hacer de los bomberos, la respuesta no va a ser buena, por mucho que quieran vender lo contrario.

Una respuesta adecuada en tiempo y efectivos solo puede provenir de la propia Diputación, con una red de Parques Profesionales y Públicos distribuidos estratégicamente, con convenios verdaderos con otras administraciones, y con un convenio con Ayto de Ávila, para que cubra su alfoz, pero para esto hay que invertir dinero, no en titulares de prensa y palabras vacías.

Si el dinero se gasta en parches, en dotar a medios no profesionales, en intentar tener un  servicio competente por medio de voluntarios, si en vez de cumplir las leyes las saltamos, no se invierte en Bomberos Profesionales, quizá es el momento de apostar, como han hecho Valladolid, Zamora, Cuenca, Badajoz, Cáceres, etc., en una malla de parques profesionales, porque si ellos pueden ¿por qué Ávila, no?, en que se diferencian estas ciudades de Ávila, son acaso más ricas, más pobladas, más grandes, más pequeñas, la única diferencia en que en unas han jugado la casilla de la vida y la legalidad y en otras están jugando la casilla de la suerte.

Por otra parte nos alegramos que las negociaciones con el Ayuntamiento de Ávila para que los bomberos del municipio puedan intervenir en las localidades próximas a la capital, hayan llegado a buen puerto, esto realmente puede calmar a algunos ciudadanos, sin embargo a los ciudadanos de municipios más alejados les hará pensar que porque a unos les atienden bomberos profesionales y a otros no, y si lo hacen, lo harán con unos tiempo de respuesta muy alejados de lo que sería conveniente, pensarán que si sus impuestos valen menos que los de otros, en definitiva pensarán que son ciudadanos de segunda clase.

En las manos de los diputados provinciales está que esto no sea así. 

APP CUBP

Descarga nuestra aplicación y estarás informado de todo