Hace pocas fechas el Ayuntamiento benaventano pidió más dinero al Consorcio de Extinción de Incendios dependiente de la Diputación de Zamora, para corregir el déficit derivado de la funcionarización del Servicio de Extinción de Incendios de Benavente.

 

Puede parecer que el Ayuntamiento de Benavente ha cometido un error de cálculo y ahora pide que le solucionen el problema, pero lo cierto es que Benavente decidió que sus casi 20.000 habitantes se merecían un servicio de Extinción de Incendios profesional y público y aposto por ello, a pesar de no tener la competencia en esta materia, por ley pertenece a la Diputación de Zamora, pero decidió invertir en seguridad y contratar tres funcionarios.

 

El Consorcio de Extinción de Incendios de Diputación de Zamora, cubre su territorio de manera desigual e incoherente,  puesto que tiene territorios cubiertos por bomberos profesionales y públicos, y otras zonas cubiertas por voluntarios de extinción de Incendios. Desde la CUBP-CyL nos preguntamos por el porqué de esta diferenciación en cuanto a prestación de servicios, parece que hay dentro de la provincia de Zamora, ciudadanos de primera con servicios públicos y profesionales, y ciudadanos de segunda con servicios parecidos porque su personal es voluntario, a pesar de que la ley dictamina que las funciones de los bomberos deben ser ejercidas por los servicios esenciales y agentes de la autoridad, y no por personal complementario que deben actuar bajo supervisión, control y organización de los servicios esenciales. Los responsables de esto tendrán que dar explicaciones convincentes.

 

¿Porque el consorcio insiste en estos territorios en tener personal voluntario, y no por el personal público y profesional?, ¿porque hay zonas que no responden a criterios de proximidad?, es acaso que los intereses económicos pesan más que los intereses de salvaguarda de las personas y bienes. O es que el caciquismo de la España rural del pasado siglo no ha desaparecido.

 

¿Porque el consorcio a pesar de tener bomberos profesionales y públicos, no termina esta labor, avalada por las leyes, y definitivamente cubre todo el territorio con este personal público y profesional?, ¿porque si hay dinero para financiar a los voluntarios de extinción de incendios no lo hay para el personal profesional?. El consorcio no confía en sus servicios públicos, a pesar de haber demostrado en los 15 años desde su creación, su solvencia y profesionalidad, y prefiere mantener a personal voluntario privando de puestos de trabajo, de fijación de población rural, y en definitiva de futuro a los zamoranos.

 

La CUBP-CyL apoya y apoyará todas las iniciativas en pos de la profesionalización de servicios, entiende que las leyes están para cumplirlas y su compromiso es con la seguridad de la ciudadanía, porque los administrados deben tener los mismos servicios y las administraciones deben procurar que estos servicios sean los mejores y posibles.