Los miembros del Pleno de la Mancomunidad Tierras de Aliste son responsables de
ningunear los reparos del secretario de la misma, que obviamente defiende la
legalidad, concepto que últimamente parece soslayarse, negarse, o pisotearse sin
contemplaciones en esta administración.
La ley del voluntariado es muy clara:
Los voluntarios no podrán recibir ninguna contraprestación económica ni podrán
ejercer funciones de puestos que debían ser cubiertos por profesionales, porque de
esa manera se impide que éstos se creen.
Si se plantea el compensar esos trabajos, en este caso con evidente y descarado fraude
tanto fiscal como laboral, es porque esa necesidad existe, así que la obligación de la
Diputacion es prestar el servicio y crear esas plazas y cubriéndolas mediante un
proceso que garantice los preceptos constitucionales de igualdad, mérito y capacidad.
El sr. Prieto Calderón, presidente del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios,
Salvamento y Protección Civil de Zamora y el Sr Requejo Presidente Diputación de
Zamora, son cómplices “mirando para otro lado” del Pleno de la Mancomunidad
Tierras de Aliste al subvencionar con la cantidad de 110000 euros anuales y subiendo
la cantidad anualmente, cuando su deber es cumplir las leyes y prestar el mejor
servicio al ciudadano.
La RAE define la palabra incentivos como “estímulo que se ofrece a una persona,
grupo o sector de la economía con el fin de elevar la producción y mejorar los
rendimientos”. ¿Hay que suponer que el grupo de “voluntarios” lo son de la
economía… sumergida?
Dar como incentivo 40 euros al día por estar disponible y si tienen intervenciones a 10
euros la hora como viene reflejado en el acta que ha hecho pública el PSOE, se aleja
del altruismo que debe de caracterizar al voluntariado por ley.
Desde la Plataforma lo venimos denunciando desde hace años, pero debido a la
opacidad y falta de transparencia de algunas administraciones es muy difícil de
demostrar.

A este tipo de actores “que interpretan un papel principal sin estar autorizados a ello”,
bien se les podría denominar VOLUNTARIOSOS, por su obstinación en hacer su
voluntad por sí mismos en contra de lo que exhortan las Leyes (entre otras, la propia
de voluntariado).
Apoyamos la denuncia en este caso interpuesta por el PSOE, pero igualmente la
habríamos apoyado si la iniciativa la hubiera tenido el PP o cualquier otro partido.
Exactamente igual.
Aprovechamos para recordar que se ha sentado jurisprudencia por el Tribunal
Supremo mediante providencia que refuerza y hace firme la sentencia del TSJ CyL,
que determina que en Castilla y León, los Cuerpos de Bomberos (SPEIS), son servicios
esenciales y deben estar formados exclusivamente por bomberos profesionales,
funcionarios y agentes de la autoridad.

Valladolid a 19 de noviembre de 2021