La CUBP llega a un acuerdo de colaboración con el Sindicato de Bomberos (SB), de la Comunidad de Madrid

Tras un primer contacto en 2016, el Sindicato de Bomberos (Federado en CSIT Unión Profesional) y la CUBP  pusieron de manifiesto la similitud de planteamientos en cuanto al diagnóstico del estado actual de los servicios de bomberos, las necesidades de implementar cambios a un nivel supraautonómico, y sobre todo, de que la mejor manera de lograr los objetivos pasa por la unión del colectivo superando las barreras burocráticas impuestas por los límites municipales.

Ante esta realidad, ambas organizaciones consideramos que además de la legítima lucha sindical local, es necesaria una unión efectiva que supere los límites establecidos por la propia legislación. Y una buena forma de hacerlo es mediante una asociación profesional que, libre de adscripciones ideológicas de corte político o corporativo, ponga encima de la mesa los pertinentes análisis de la situación de los servicios de bomberos, así como realizar propuestas tendentes a solucionar los problemas que pudieran derivarse de dichos análisis.

La lucha sindical puede y debe hacerse desde la óptica puramente localista, centrada en los problemas de aquellos trabajadores a quienes se representa de modo directo. Pero también tiene cabida la colaboración con un aspecto escasamente recordado por todos nosotros. Pues como bomberos formamos parte de un colectivo que va mucho más allá de los límites burocráticos territoriales, siendo en todas partes los mismos profesionales y el mismo trabajo, con los mismos problemas y necesidades, y con un aspecto destacado que está en el epicentro de esta unión: El déficit de regulación estatal para los servicios de bomberos de nuestro país.

Es cierto que muchas CCAA disponen de leyes propias de bomberos, otras sin embargo carecen de ellas. No obstante, dichas leyes han dejado fuera aspectos importantes, y no siguen ninguna homogeneidad entre sí. Esto sucede porque en España carecemos de una normativa marco reguladora del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento que garantice que sea prestado con ciertas garantías de homogeneidad y criterios objetivos en todo el territorio del Estado. Y ni siquiera contamos con normas técnicas de prevención propias que regulen los procedimientos de trabajo y aquellos aspectos preventivos que específicamente afecten al trabajo de bombero, aplicables por todos los servicios de bomberos.

También carecemos de instituciones estatales que presten un servicio de gestión integral de todos los aspectos relacionados con los SPEIS (Estadísticas, estudios, asesoría técnica, comisiones de trabajo y coordinación, normativas, centro de formación e investigación, etc.). Y cuando necesitamos este servicio, simplemente hay que hacerlo de motu propio y con los medios a tu alcance. Y realmente no existe ninguna institución que vele por nosotros.

Ante estas realidades, poder contar con la colaboración de un sindicato representativo de este colectivo en la capital del Estado es para la CUBP una gran satisfacción. Y no nos alegramos por la CUBP en el sentido corporativo, sino porque este tipo de colaboraciones ponen de manifiesto el aspecto más importante de todos. Un aspecto que ha llamado a los miles de socios de la CUBP, a las plataformas autonómicas y a los sindicatos profesionales de bomberos a formar parte de este proyecto: “Unirnos en un mismo foro de debate”, en el que podamos crear líneas de trabajo conjuntas y llevar toda una misma línea reivindicativa.

Ese es el principal cometido, puesto que, para nosotros, las plataformas y los sindicatos profesionales, COLECTIVO SÓLO HAY UNO:

LOS BOMBEROS

 

Atentamente:

David F. Herrero Pérez

Presidente de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales