Despido de un bombero en el SPEIS de la Diputación de Cuenca

Tras tener conocimiento la Directiva de la CUBP del reciente despido de un compañero de profesión perteneciente al Servicio de Prevención Extinción de Incendios y Salvamento de Diputación de Cuenca, Jefe de Turno-Bombero-Mecánico-Conductor de dicho Servicio, queremos manifestar las siguientes apreciaciones:

1º.-El Servicio de Bomberos es prestado en la actualidad en la Diputación Provincial de Cuenca por personal laboral fijo por oposición en todas sus categorías (Operador de Emergencias, Bombero-mecánico-conductor, Jefe de Turno y Jefe de Parque), salvo el Jefe de Servicio que casualmente si es Funcionario de carrera, esta situación casi sin igual en Castilla-La Mancha (Es el único servicio junto con Ciudad Real prestado íntegramente por laborales), ya que el resto de Ayuntamientos, Consorcios y Diputaciones tienen Servicios prestados íntegramente por funcionarios de carrera,(el 92% en todo el estado) siendo el personal laboral una categoría a extinguir.

Este y otros modelos como la gestión indirecta, la gestión privada, u otros modelos mixtos no permiten prestar un servicio con la calidad, la seguridad y las competencias que un servicio prestado por Funcionarios de Carrera permitiría (p.ej. ser Agentes de la Autoridad).

2º.-La falta de regulación normativa tanto a nivel nacional, como a nivel autonómico (Castilla-La Mancha es una de las pocas CCAA que en la actualidad todavía carecen de regulación en esta materia, no disponiendo ni de Ley de Gestión de Emergencias, ni de Ley del Fuego, ni de Ley de Coordinación de Servicios de Bomberos, ni tampoco de Ley de Protección Civil) ofrecen un falta de seguridad jurídica y una heterogeneidad o diferencia en las normas que se aplican.

Estas dos situaciones han permitido que una presunta discusión entre compañeros que termina con una presunta simulación de agresión (situación que en la mayoría de servicios de este país se hubiera solventado con faltas mucho menores), en este caso concreto se califique como falta muy grave en su sanción máxima, ¡¡¡DESPIDO!!!, aprovechando una norma sancionadora en blanco (“causar grave perjuicio a la Administración”), Sin plantear siquiera otras posibilidades que hubieran solventado los problemas existentes.

Es por todo esto que la directiva de esta asociación manifiesta su absoluto rechazo a medidas tan drásticas, radicales y extremas y que no tienen vuelta atrás. El DESPIDO debe ser la última ratio de las sanciones posibles ya que se convierte en una suerte de pena de muerte laboral para el trabajador despedido y su familia.

La CUBP denuncia y denunciará las políticas de despidos y sanciones como forma de solventar los problemas de los servicios de Bomberos

 

Atentamente:

David Herrero Pérez

Presidente de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales