Durante los últimos meses estamos siendo testigos, principalmente a través de los distintos medios de comunicación, como dos colectivos pertenecientes a una misma profesión están organizando una serie de actividades para llamar la atención de la sociedad sobre un problema que afecta directamente a la seguridad de los ciudadanos, son “colectivos con determinación

BOMBEROS DE EUSKADI

Los bomberos de Euskadi llevan organizando actividades muy interesantes desde hace varios meses, orientadas a informar a los ciudadanos vascos sobre las consecuencias que tendría para su seguridad la aprobación del anteproyecto de Ley Reguladora de los SPEIS.

Estas actividades, entre las que se incluyen diversas movilizaciones, no se plantean y realizan por capricho. El Gobierno Vasco, a la hora de elaborar este anteproyecto, no ha tenido en cuenta la opinión ni ha permitido la participación de estos profesionales, verdaderos conocedores de las necesidades y medidas que deben adoptarse para mejorar los Servicios de Bomberos en el País Vasco y poder prestar, en consecuencia, un servicio público y de calidad a los ciudadanos.

BOMBEROS DE GALICIA

Los bomberos gallegos también están inmersos en un calendario de actividades y movilizaciones. Al igual que sus homólogos vascos, tratan de informar a la ciudadanía sobre el precario modelo de gestión de los Servicios de Bomberos utilizado por las Diputaciones Provinciales.

Un modelo de gestión basado en su adjudicación a empresas privadas, cuyo fin principal es en la obtención de beneficios. Estos beneficios son conseguidos incidiendo de forma descarada sobre recursos tan importes para el desarrollo de las intervenciones como son el personal, los medios materiales y la formación, precarizando claramente el servicio prestado al ciudadano y poniendo en grave riesgo la integridad del personal actuante.

Dos colectivos que desean tener el mejor Servicio de Bomberos posible y otorgar a los ciudadanos la seguridad que se merecen.  Son profesionales con determinación, que no cesarán en su empeño hasta que sean escuchados, entendidos y tenidos en cuenta en la regulación, organización y funcionamiento de los Servicios de Bomberos de sus respectivas comunidades autónomas.

Nos gustaría mostrar nuestro reconocimiento a estos dos colectivos, que están demostrando día a día unidad, sensatez, humildad y, sobre todo, sentido del deber.